Make your own free website on Tripod.com

ESTRATEGIAS

1. URBANISMO

a)      Articular el esfuerzo institucional  y su capacidad operativa a los objetivos, políticas y estrategias definidas por el Subsector  Vivienda y Urbanismo  en  el marco de la FUNCION SECTORIAL.

b)      Organizar y orientar  su  gestión a la formulación, ejecución y evaluación de actividades, planes y proyectos, debidamente concertados  con todos   los agentes que  intervienen en los procesos urbanos,   vivienda y dotación  de los servicios básicos,  medio ambiente,  seguridad física y,  apoyo   y asistencia  técnica  al mejoramiento  de las competitividades locales y regionales.

c)       Impulsar y facilitar la inversión privada, posibilitando condiciones para la creación e institucionalización del  sistema  de inversiones urbanas.

d)      Promover  la capacidad competitiva y productividad  de la Dirección Nacional, mediante la generación  de  Programas  de Capacitación  a  sus cuadros de  profesionales y técnicos .

2. VIVIENDA

a.  Democratización y focalización

La vivienda es un bien necesario para la población nacional en su conjunto, por ello la denominación de la Política Nacional de Vivienda: Vivienda para todos. Sin embargo, dados los niveles de pobreza que aquejan a la mayoría de la población y la responsabilidad del Estado para con los sectores menos pudientes de la sociedad peruana, la estrategia habitacional se focalizará en los pobres y más pobres del país, sin descuidar la atención relativa a los otros estratos socioeconómicos.

La democratización y focalización se hará extensiva a todo el territorio nacional y a los ámbitos del área urbana y rural.

b.            Diversificación de productos

La diversificación de productos se hace extensiva al ámbito inmobiliario residencial y de financiamiento habitacional.

La correlación de necesidades de vivienda – nivel de ingresos de la población, obliga a una producción diversificada de diferentes tipos de soluciones habitacionales de bajo costo que pudieran evolucionar y crecer de manera progresiva o favorecer, un esquema de movilidad residencial, desde un lote completamente habilitado con un modulo habitacional mínimo, hasta pasar por una vivienda básica social, económica, media, media alta y alta. Esta diversificación y probable evolución edificatoria deberá ir acompañada de una diversificación de productos financieros para todos los niveles socioeconómicos.

La producción habitacional, en ningún caso podrá obtener como resultado soluciones carentes de obras completas de habilitación urbana y deberá responder a criterios de adecuación ambiental, seguridad, composición, superficie y edificabilidad previamente establecidos.

La producción habitacional deberá tomar en cuenta la diversidad territorial y cultural que caracteriza a nuestro país.

c.            Capitalización inmobiliaria

La magnitud del esfuerzo por desarrollar obliga, con carácter perentorio, utilizar al máximo las activos y recursos disponibles, por ejemplo:

·               Altos volúmenes de inversión inmobiliaria residencial no formal. El PBI Construcción de Edificaciones en 1999, ascendió a 1 672 millones de dólares asumiéndose que una gran parte de la inversión realizada corresponde a la modalidad autoconstrucción informal.

§               Altos niveles de inversión en capital social fijo residencial en viviendas inadecuadas, si se asume un valor promedio de 10 mil dólares cada una, se tendría un monto de 9 070 millones de dólares en activos, sin considerar el parque habitacional que se considera adecuado pero que cada  año se va deteriorando por falta de mantenimiento.

§               Abundante disponibilidad de tierras eriazas con vocación urbana y terrenos urbanos subutilizados dentro de las ciudades de propiedad estatal.

§               Importantes áreas de propiedad privada dentro de las ciudades que pudieran ser susceptibles de aumentar su aprovechamiento con fines de crecimiento vertical.

§               La enorme disposición y creatividad para el trabajo en cooperación, ayuda mutua y solidaridad, cualidad que facilita la ejecución del programa y proyectos habitacionales.

d.            Articulación con la política de ordenamiento urbano

La Política de Vivienda tiene que ser compatible con la Política de Ordenamiento Urbano en lo que respecta a usos del suelo, áreas de expansión, zonas de riesgo, potencialidad económica, roles y funciones urbano-territoriales, priorización urbana, etc.

e.            Articulación industrial

La producción habitacional en gran escala repercutirá a su vez en los niveles de producción y comercialización de materiales, equipos, herramientas y componentes para la construcción de viviendas y mejoramiento habitacional. Repercusión, que deberá ser coordinada de manera previa con el propósito de encontrar equilibrios que redunden en una fluidez productiva y menor incidencia en los costos de producción.

f.              Participación

El esfuerzo por realizar para alcanzar los propósitos cualitativos y cuantitativos definidos por la Política Nacional de Vivienda demanda la activa participación de la población y familias, los agentes económicos, la sociedad civil y el Estado mediante la adopción de actitudes y roles favorables al cambio de los procesos que intervienen en la comercialización, producción y financiamiento habitacional.

La población deberá seguir cumpliendo su rol proactivo en la construcción de viviendas, el mejoramiento habitacional y en el mejoramiento del entorno tratando de sinergizar su esfuerzo con los demás agentes con el propósito de obtener índices de mayor productividad respecto de los costos, tiempos y calidad como de mayor seguridad física, económica y jurídica de los esfuerzos familiares que tradicionalmente llevan a cabo.

Los agentes económicos – constructores, desarrolladores inmobiliarios, entidades financieras, fabricantes y proveedores de materiales – deben cumplir un rol encaminado a satisfacer las necesidades y expectativas poblacionales en tiempo, precio y márgenes que evidencien su responsabilidad social.

La sociedad civil deberá coadyuvar a la organización y canalización de las expectativas societarias  sirviendo, en algunos casos, como intermediador con los otros agentes y en otras como ejecutor social de las acciones que coadyuven al logro de la política de vivienda.

El Estado deberá cumplir un rol facilitador y promotor del actuar, de los otros agentes, encaminado al incremento y, mejoramiento y colocación  de la producción habitacional. Asimismo un rol coordinador, de ser necesario, concertador con otras instancias del Estado y cualquiera de los otros agentes para los propósitos antes definidos, como para el mejoramiento del entorno.